Soy Salvador Caballero Maestro de artes marciales y fundador de los centros internacionales DYS

«No hay que dejar que las cosas pasen; hay que buscarlas y estar preparados para cuando lleguen… Porque llegan»

Recuerdo mi juventud, marcada por la falta de una figura materna y paterna que me enseñase los valores a seguir. Desde niño tuve la suerte de desarrollarme a los pies de un tatami. Ahí es donde aprendí que luchando por aquello en lo que creía, conseguiría algún día la vida que quería tener. Las artes marciales tienen ese gran poder.
30 años me separan ahora de aquellos primeros comienzos que marcaron mi camino para siempre.
Abandoné mis estudios muy joven para poder comer, y empecé a trabajar en lo que me daba un sueldo mínimo para sobrevivir, compaginando trabajo y entrenamientos. A los 17 años comencé a enseñar artes marciales y comprendí que la vida me daba la posibilidad de hacer lo que realmente me apasionaba.
A la edad de 22 años ya había construido el mayor de mis sueños: Tener mi propia escuela donde difundir el camino que me había formado como persona, pudiendo dedicar el 100% de mi tiempo a la enseñanza.

«Los conocimientos y las habilidades son algo importante, pero el cambio solo existe si la actitud es brillante.»

Es muy duro comenzar a construirse un camino cuando nadie te lo enseña. Sabía que la formación era fundamental para seguir superando obstáculos, y comencé a focalizarme en cómo prosperar en todos los aspectos de mi vida.

Dos años después abría mi segunda escuela y ya formaba a cientos y cientos de alumnos.

En el año 2007 decidí empezar a viajar por el mundo para seguir aprendiendo, mejorando mis sistemas de artes marciales, formándome en comunicación, Programación Neuro-lingüística, emprendimiento y liderazgo. Durante varios años consecutivos, visitar las escuelas más reputadas de EEUU me ayudó también a conocer nuevos modelos de enseñanza y desarrollarlos en mis escuelas.

Actualmente y desde hace una década, soy yo el que viaja por todo el mundo haciendo formaciones, cursos y viviendo la vida que construí.

¡Quería llegar al siguiente nivel y fui a por él!

Ahora, con mucha experiencia detrás, quiero poder darles a aquellos que empiezan hoy su camino, las bases para poder construir sus sueños. Por mis alumnos y por todos los que han confiado en mi.

Define tu objetivo y construye un mapa de éxito que te acerque donde quieres estar mañana